Historia de una bebé: Tengamos un bebé

Hace dos semanas me convertí en mamá, tuve una bebé a la cual decidimos ponerle Estrella, así que decidí contar un poco de cómo fue todo este viaje, en esto que decidí llamar “Historia de una bebé”.

Si recuerdo bien esta historia comenzó  a finales del 2016 una tarde que mi esposo se me acerco y me preguntó  ¿Y si tenemos para el siguiente año un bebé?

Nosotros anteriormente habíamos decidido tener un bebé hasta que cumpliéramos 30 años, pero la verdad en cuanto me pregunto yo dije que SI, la idea de tener un bebé me emocionaba mucho.

Cuando comenzó el 2017 yo me emocionaba mucho cada mes, la verdad yo pedía a final de cada mes que mi periodo no llegará, fue en el mes de marzo cuando tuve mi primer retraso en mi periodo y yo estaba muy feliz, fui y me hice la primera prueba de embarazo de sangre, porque yo juraba que ya estaba embarazada, pero salió negativa, mi periodo seguía sin llegar y mi esposo me decía que tal vez la prueba me la hice muy pronto y por eso había salido negativa la prueba, así que seguí con la esperanza.

Una semana después llego mi periodo y mi reacción fue ponerme a llorar en el baño, ya que yo estaba súper feliz, porque pensaba que ya estaba embarazada, le escribí a mi esposo y le conté, él solo me dijo “No te estreses, ya llegara el bebé”.

Llego abril y todo siguió normal, hasta que llego el fin de mes y de nuevo mi periodo estaba atrasado, yo quería hacerme la prueba, pero mi esposo me dijo que me esperara un poco.

Al ver que ya era 30 de abril y  mi periodo aun no llegaba, ese día fuimos al Valle de Guadalupe junto con mis papá, mi mamá y mi hermano, pasamos un buen día y hasta me compre un vino que me gusta mucho, al final de ese día pasamos a comprar una prueba de embarazo de orina, pero no me la hice, me espere hasta el siguiente día.

El 1ro de mayo me deserte temprano y fui al baño, mi esposo me espero acostado en la cama, cuando vi que la prueba había salido positiva, salí corriendo del baño y brinque a la cama y le enseñe toda feliz la prueba, él también se rió conmigo, aun así decidimos hacer una prueba de sangre y para ponernos más felices, la prueba de sangre también salió positiva.

27901369_852382014968701_383970663_o

Anuncios

Cuando el camino no tiene rumbo.

Camine muchas veces sin rumbo alguno, buscando no tropezar, tropecé y cambie de dirección, no veía nada y creo que me perdí, busque un mapa el cual no me dio ninguna dirección exacta, me senté un rato y respire fuerte, mire al cielo y ahí estaba ella

Grande, blanca  y redonda, le sonreí, me di cuenta que era momento de seguir mí camino, me levante di un paso después el otro, aun no sabía hacia donde me dirigía, pero seguí, hasta encontrar un lago repleto de sapos que cantaban  y eso me gustaba, así que los escuche por un rato hasta que sin darme cuenta me dormí, desperté con los rayos del sol en mi cara y frote mi ojos, ya es tarde me dije a mi misma, ya era tarde y creí que nunca iba a llegar, no me importo y bebí un poco del agua del lago y continúe con mi camino,

una, dos, tres horas pasaron, hasta que por fin vi aquella montaña, alta, imponente ante mi, tenia que subirla y no me importo, subí, escale, trepe, me raspe, pero al final llegue

¿Cual es la recompensa por todo este camino? Mire a varios lados buscando a  alguien que  me respondiera, pero ahí estaba sola en la cima de aquella gran montaña que solo yo me había atrevido a escalar.

Tormentas

 

Ya no me cuentes tus fallidas historias de amor

ya no me digas nada de tus tormentas

bastante tengo con las mías.

 

Ya no vengas a mi cuando el agua ya se está desbordando

cuando ya no puedes respirar,

no vengas a contarme tragedias, si no estás dispuesta a hablar conmigo los días de sol

cuando tu barco navega libre en el mar.

 

No vengas solo cuando ya quieres bajar las velas

Yo también quiero saber cuándo las izarás

Mejor ya no me cuentes nada, aprende a reparar tu barco

yo seguiré navegando el mío.

Dreamcatcher

img_40625_ins_3735202_600

Ese día fuimos a la playa y yo no sabia lo que pasaba en mi cabeza,

veía las olas, pero no as escuchaba, caminaba sobre al arena pero no la sentía,

observaba como se movían tus labios,  pero no comprendía lo que me querías decir.

Tal vez si lo comprendía pero no quería contestarte, me daba vergüenza hablar,

pensar, todo era confuso y yo no sabia porque .

Me compartes un Atrapasueños y tú te compraste otro igual,

-Ahora tendremos otra cosa en común, dijiste

ahora no te sentirás sola.

A partir de ahí escuche las olas del mar, la arena quemo mis pies y me di cuenta

que no tenia porque sentir vergüenza, la herida sano y puedo volver a soñar.

Amy

Mi esposo me pregunta porque aunque ya paso mucho tiempo aun hablo de mi perrita Amy y la razón de eso, que ella fue muy especial.

A mi perrita Amy la encontré en una parada de autobús ella se acercó con miedo buscando algo de comida, esta flaquita y tenía sarna, la vi y de inmediato sentí que la quería, le llame a esposo, para preguntarle si podíamos quedárnosla y que si me ayudaría con su recuperación.

Nos quedamos con ella, llegue tarde ese día a la universidad, la metí en el patio de mi casa, le dimos agua y comida y ahí se quedó.

El fin de semana la llevamos al veterinario y la atendieron, nos dieron medicamento para su piel, la bañaron y aunque aún tenía muchas partes sin cabello ella se veía bonita.

Pasó el tiempo y se recuperó completamente, le gustaba mucho acostarse junto a nosotros, pero ella sabía que en la noche tenía que meterse a dormir al patio y se acostaba en una cajita con una cobijita que era para ella, su camita quedaba debajo de mi ventana, así que en las noches podía escucharla roncar.

Le gustaba perseguirme cuando andaba en bicicleta y se acostaba encima de mi cuando me sentaba en el sillón.

Un día estaba muy triste y ella era la única despierta a mi lado yo solo la abrazaba y le decía lo mucho que la quería, ella solo se quedaba junto a mí.

Un día Amy se puso mal, estaba embarazada y pensamos que ya iba a tener a sus bebés, la llevamos al veterinario pero nos dijo que estaba bien y solo nos dio medicamento para ella, al siguiente día ya había muerto, me dolió mucho su muerte porque ella era especial.

Dicen que los perritos cuando los rescatas se vuelven muy agradecidos y leales, mi Amy era así y por eso aunque quiero mucho a mi perrito Frank, siempre recordare a mi perrita Amy.