Historia de una bebé: Ultrasonidos, vómitos y mareos.

Una vez que nos enteramos que seriamos papás lo primero que hicimos es ir con el ginecólogo para revisar que todo estuviera bien,  llegamos a la cita, me revisaron y todo bien, hasta me recetaron mis pastillas prenatales y por supuesto nos mandaron a hacer el primer ultrasonido lo cual nos tenia muy emocionados por que veríamos a nuestro bebé.

Saliendo del ginecólogo, nos dirigimos a otra clínica que era donde me harían el ultrasonido, llegamos y después de esperar me pasaron al cuarto, me sentí un poco triste cuando no dejaron pasar a mi esposo, pero cuando vi por primera vez la imagen de mi bebé en el monitor  tuve una de las sensaciones más bonitas que he experimentado, tal vez por pena no llore, pero fue hermoso, salí, nos entregaron el ultrasonido y se lo enseñe a mi esposo (que no entendía muy bien las imágenes) pero ahí estaba era nuestro bebé.

Algo muy curioso que paso es que en cuanto me entere que estaba embarazada me comenzaron a dar achaques, sobre todo vómitos y mareos, eran muy fuertes, casi cualquier cosa que comía me hacia vomitar, me daba asco el olor del pollo, simplemente no lo soportaba, cortar carne cruda, el aguacate, la comida china, entre otras cosas, en ese entonces mi dieta eran prácticamente mangos, sin mentir me comía como unos 5 mangos diarios.

Muchos me decían que los mareos y vómitos se me quitarían al tercer mes, pero me duraron todo el embarazo, haciendo que bajara 6 kilos, no subí de peso durante el embarazo, baje (Esto no afecto de ninguna forma al bebé por que trataba de alimentarme lo más sano posible y a parte de mis vitaminas pre-natales, tomaba complementos de DHA)

Seguimos asistiendo cada mes con el doctor y todo estaba bien a pesar de mis constantes achaques, pero ya era hora de que nos mandaran a hacer el ultrasonido para saber si era niño o niña y eso nos tenia muy emocionados.

ultraPrimer ultrasonido

 

Anuncios

Historia de una bebé: Van a ser abuelitos.

Una vez que nos enteramos que estaba embarazada, queríamos darle la noticia a mis padres de una manera especial, ya que este seria su primer nieto o nieta, fuimos a Walmart y compramos un babero que decía “Mi abuelo me ama” lo metimos en una cajita junto con la hoja del resultado positivo.

Habíamos quedado en darle la caja y la noticia a todos hasta el próximo domingo (apenas estábamos en lunes) pero mi esposo no aguanto y fuimos ese mismo día a darle la noticia a mis papás.

Mi hermana estaba en su trabajo y le hable para avisarle que seria tía y que iríamos a la casa de mis padres a decirles, mi hermana pidió permiso en su trabajo para salir un rato, (su trabajo queda cerca de la casa de mis papás) porque ella quería estar presente en ese momento.

Pasmos primero por mi hermana a sus trabajo, cuando llegamos a la casa mi papá estaba dormido y mi mamá se sorprendió de vernos ahí, sobre todo a mi hermana que se supone estaría trabajando, abrimos la puerta del cuarto de mi papá lo despertamos y le dimos la caja, un poco confundido la abrió y como aun estaba medio dormido, al principio no entendió lo que tenia en sus manos, hasta que leyó con atención  el mensaje del babero, mi papá soltó una sonrisa,mi mamá, mi hermana y yo nos pusimos a llorar.

Estaban felices por su primer nieto o nieta y mi hermano y mi hermana porque serian tios.

Aquí les dejo un pequeño vídeo de cuando mi papá se enteró que sería abuelo

View this post on Instagram

Cuando mi papá se enteró que sería abuelo 🙂

A post shared by Arya Vargas (@arya.vargas) on

Historia de una bebé: Tengamos un bebé

Hace dos semanas me convertí en mamá, tuve una bebé a la cual decidimos ponerle Estrella, así que decidí contar un poco de cómo fue todo este viaje, en esto que decidí llamar “Historia de una bebé”.

Si recuerdo bien esta historia comenzó  a finales del 2016 una tarde que mi esposo se me acerco y me preguntó  ¿Y si tenemos para el siguiente año un bebé?

Nosotros anteriormente habíamos decidido tener un bebé hasta que cumpliéramos 30 años, pero la verdad en cuanto me pregunto yo dije que SI, la idea de tener un bebé me emocionaba mucho.

Cuando comenzó el 2017 yo me emocionaba mucho cada mes, la verdad yo pedía a final de cada mes que mi periodo no llegará, fue en el mes de marzo cuando tuve mi primer retraso en mi periodo y yo estaba muy feliz, fui y me hice la primera prueba de embarazo de sangre, porque yo juraba que ya estaba embarazada, pero salió negativa, mi periodo seguía sin llegar y mi esposo me decía que tal vez la prueba me la hice muy pronto y por eso había salido negativa la prueba, así que seguí con la esperanza.

Una semana después llego mi periodo y mi reacción fue ponerme a llorar en el baño, ya que yo estaba súper feliz, porque pensaba que ya estaba embarazada, le escribí a mi esposo y le conté, él solo me dijo “No te estreses, ya llegara el bebé”.

Llego abril y todo siguió normal, hasta que llego el fin de mes y de nuevo mi periodo estaba atrasado, yo quería hacerme la prueba, pero mi esposo me dijo que me esperara un poco.

Al ver que ya era 30 de abril y  mi periodo aun no llegaba, ese día fuimos al Valle de Guadalupe junto con mis papá, mi mamá y mi hermano, pasamos un buen día y hasta me compre un vino que me gusta mucho, al final de ese día pasamos a comprar una prueba de embarazo de orina, pero no me la hice, me espere hasta el siguiente día.

El 1ro de mayo me deserte temprano y fui al baño, mi esposo me espero acostado en la cama, cuando vi que la prueba había salido positiva, salí corriendo del baño y brinque a la cama y le enseñe toda feliz la prueba, él también se rió conmigo, aun así decidimos hacer una prueba de sangre y para ponernos más felices, la prueba de sangre también salió positiva.

27901369_852382014968701_383970663_o

Cuando el camino no tiene rumbo.

Camine muchas veces sin rumbo alguno, buscando no tropezar, tropecé y cambie de dirección, no veía nada y creo que me perdí, busque un mapa el cual no me dio ninguna dirección exacta, me senté un rato y respire fuerte, mire al cielo y ahí estaba ella

Grande, blanca  y redonda, le sonreí, me di cuenta que era momento de seguir mí camino, me levante di un paso después el otro, aun no sabía hacia donde me dirigía, pero seguí, hasta encontrar un lago repleto de sapos que cantaban  y eso me gustaba, así que los escuche por un rato hasta que sin darme cuenta me dormí, desperté con los rayos del sol en mi cara y frote mi ojos, ya es tarde me dije a mi misma, ya era tarde y creí que nunca iba a llegar, no me importo y bebí un poco del agua del lago y continúe con mi camino,

una, dos, tres horas pasaron, hasta que por fin vi aquella montaña, alta, imponente ante mi, tenia que subirla y no me importo, subí, escale, trepe, me raspe, pero al final llegue

¿Cual es la recompensa por todo este camino? Mire a varios lados buscando a  alguien que  me respondiera, pero ahí estaba sola en la cima de aquella gran montaña que solo yo me había atrevido a escalar.

Tormentas

 

Ya no me cuentes tus fallidas historias de amor

ya no me digas nada de tus tormentas

bastante tengo con las mías.

 

Ya no vengas a mi cuando el agua ya se está desbordando

cuando ya no puedes respirar,

no vengas a contarme tragedias, si no estás dispuesta a hablar conmigo los días de sol

cuando tu barco navega libre en el mar.

 

No vengas solo cuando ya quieres bajar las velas

Yo también quiero saber cuándo las izarás

Mejor ya no me cuentes nada, aprende a reparar tu barco

yo seguiré navegando el mío.